miércoles, 24 de septiembre de 2014

Elaborar una trama

¡Hola a todos!

Voy a hablar de la trama de la historia, algo que a muchos trae de cabeza y a unos pocos afortunados, no. Yo no soy una de esas afortunadas, y hasta que no dí con este esquema no me hice a la idea de lo que significa elaborar una trama, por lo que era incapaz de escribir una historia larga en condiciones.

En primaria nos enseñan el típico esquema de inicio, desarrollo y desenlace. No está mal si lo que queremos escribir es un cuento sencillito, pero si lo que queremos es crear una historia trepidante y que enganche al lector desde las primeras páginas, el primer paso (que no único) es saber cual es la base de toda trama elaborada:
  • Inicio
  • Conflicto
  • Acción
  • Giro/complicación
  • Clímax
  • Resolución
Ahora voy a explicar cada apartado con más detalle:


Inicio

Este es el punto de equilibrio del protagonista. Es muy importante saber cómo es la vida del protagonista, si tiene familia y amigos, cómo se relaciona con ellos, etc. 
Puede dedicarse a este apartado tantas páginas como se necesite, pero hay que tener en cuenta que si te excedes, la lectura empezará a ser pesada y el lector no dudará en dejar de lado tu libro. 
Yo por eso, como mucho aconsejo unas doce páginas, que sería un capítulo, porque sólo se trata de dar una idea de la que partir, ya que es mucho más interesante conocer a los personajes poco a poco a lo largo de la historia.


Conflicto


El acontecimiento que perturba el equilibrio del protagonista y produce un cambio en su vida. Puede tratarse desde algo sencillo hasta algo más enrevesado, a elección de cada uno. 

Ejemplos:
1. Eva consigue trabajo en una pequeña tienda de antigüedades y descubre que no son simples objetos, que esconden algo más…
2. Gina ha salido a correr y un perro la hace caer al suelo al cruzarse en su camino. El dueño del perro la ayuda a levantarse y así comienza una historia de amor.
3. Astrid ha sido admitida en la Escuela de Artes Escénicas y se dirige contenta a su casa para decírselo a su familia, pero cuando llega descubre que no hay nadie, tan solo un pequeño montón de ceniza en medio del salón y una nota que dice “Ven a buscarlos”.
En el ejemplo número tres he utilizado un falso conflicto, para sorprender. Parece que lo que va a cambiarle la vida es el ir por fin a las clases de teatro que tanto ansía cuando en realidad debe rescatar a su familia de quién sabe qué.


Acción


La reacción del protagonista. ¿Qué va a hacer ahora? 
Este apartado es algo delicado, pues está condicionado por la personalidad del protagonista (si no es así el avance en la historia sería forzado). Para escribir bien esta parte tienes que conocer a tu personaje a la perfección.


Giro/complicación


Un cambio de rumbo en los acontecimientos. Parece que ya está todo solucionado, que el protagonista va a conseguir salirse con la suya, y de repente sucede algo que complica las cosas. Con esto conseguimos que no sea una trama plana y que haya tensión, que es lo que mantiene al lector interesado.


Ejemplos:
1. Eva descubre que el haber conseguido el trabajo no es casualidad, que la esperaban porque es la heredera del las Reliquias. 
2. Gina y el chico han empezado a salir por fin, pero aparece una ex novia celosa y trata de arruinar su relación.
3. Astrid consigue llegar hasta su familia, los lleva hasta el portal de vuelta a casa y, cuando están a punto de atravesarlo, se cierra.

Clímax

En este punto se ve cómo soluciona el protagonista el último desafío y si sale o no triunfante de él. 
Debe ser espectacular y lógico al mismo tiempo, pues que la historia sea de género fantástico no significa que no deba haber una lógica que seguir. Esto puede parecer contradictorio y muchos diréis que es una tontería, pero más adelante lo explicaré mejor y veréis como no es ningún disparate.


Resolución


El final. ¡Coherente y consecuente! Es lo último que se lee, lo que va a rondar la cabeza del lector cuando cierre el libro, así que es importante hacerlo bien.
Aquí tienes que presentar el nuevo punto de equilibrio del protagonista. ¿En qué ha cambiado?, ¿y su entorno?
Y no siempre se hace, pero puedes hacer guiños al futuro del personaje (si no quieres escribir un epílogo).


Esto es todo. Quiero aclarar que esto es sólo una guía y que cada uno es libre de innovar en lo que quiera, estoy completamente a favor de ello. Y desde luego, no hay por qué respetar al pie de la letra este orden, se puede alterar siempre y cuando la trama no resulte liosa a la hora de leer.

Comentad y compartid el artículo si os ha gustado. ¡Un beso!
Teresa


No hay comentarios:

Publicar un comentario